Estambul: Vie En Rose

9 Dic

My beautiful pictureEste verano fui a Turquía, y pasé 5 días en Estambul.

Antes de irme para allí, busqué algunas direcciones para ver si me podía traer “cositas” para mis jabones y “pócimas” varias (si alguien busca y encuentra una tal “Inallar”, no la busquéis, cerró en 2010, aunque sigue apareciendo en la web, no veáis la de tiempo que perdimos buscando y buscando…).

Entre las que encontré estaba ésta: Vie En Rose, una encantadora tiendecita en el  barrio de Cihanguir, entre Tophane y Taksim (la imagen no es ahí, pero muestra una de sus callejuelas, más allá de la tienda, dirección Bósforo). Según nos contaban, este barrio se está llenando de un ambiente alternativo, de gente creativa y preocupada por el medio ambiente y la vida saludable, una especie de Malasaña menos canalla y más volcada a los “pequeños placeres”.

La tienda es  pequeña, con sus preparados en los estantes, de una forma limpia y ordenada, y la dueña, Jayda, es todo un personaje: arquitecta, ha vivido en Suiza, Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países europeos. Estudió medicina, bioquímica y aromaterapia… Y realizó su sueño, esta coqueta tienda en la tierra de sus antepasados (creo que su padre es turco, o alguien de su familia directa), que ofrece cosas estupendas a base de rosas, aceites y otros aceites esenciales, además de tratamientos con conocimiento de causa.

My beautiful pictureLa materia prima proviene de las plantaciones de rosas de su familia y de otros, certificados como biológicos, y es todo un placer para los sentidos. Yo compré lo que veis en la foto:

  • tres champús a base de aceites, con unos aromas de morirse: rosa auténtica, mandarina (con extracto hecho por ella con mandarinas biológicas), y de pimienta negra+bergamota. Son una gozada para el pelo, aunque lo dejan un poco más alisado, (al menos,  mi pelo, aunque fenomenal), pero también son jabón para manos, cara, cuerpo… Y también son muy, muy gustosos así.
  • Agua de rosas auténtica, destilada por ellos, que no he usado para potingues, pero sí para potenciar un sirope de rosas, y el sabor es, desde luego, delicioso, de delicatessen, según mi opinión y la de otros afortunados que la han probado, jejeje
  • El minibote es, ni más ni menos que ¡absoluto de rosas! Un capricho carísimo que me di (1ml nada más, no digo el precio…), pero que cada vez que lo destapo y huelo, me muero del gusto, y ahora más, que he echado una gota a un aceite facial y me lo echo bastantes mañanas en la cara. No veáis cómo sube el ánimo, es una sensación de “¡mmmmm, qué bien, qué gusto, qué maravilla!!!” Así una se va a trabajar de otra manera, con una sonrisa  de boba que anima un montón, jejeje
  • Y un desodorante de rosas también, con el agua de rosas, que también es gustosito. A base de piedra de alumbre, como los que yo hago, pero con el aroma delicado y delicioso de la rosa

Altamente recomendable, la podéis encontrar aquí

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: