DEJAR DE USAR CHAMPÚ… ¡SÍÍÍÍ! Parte 1/2

22 Abr

¿Por qué demonios iba yo a hacerlo?

¿A que suena fuerte? ¿Cuánt@s de vosotr@s lo haceis ya?

Pues se puede, y cada vez hay más gente que lo hace… yo misma por ejemplo. ¿Por qué hacerlo? Se me ocurren unos cuantos motivos: economía, higiene y salud, respeto al medio ambiente, revolución pacífica para recuperar la propia soberanía y dejar de estar sujeta a los intereses de grandes compañías que se hacen de oro haciéndonos necesitar sus productos, dejar de tener que lavarte el pelo un día sí y otro no (ése no es mi caso, pero sé de muchas que sí…)…

¿Nadie por ahí se ha preguntado cómo se lavaban el pelo antes? Porque tenían unas larguíiisimas cabelleras preciosas, limpias y lustrosas. De alguna manera tendrían que mantenerlas…

Lola Artot de Padilla

Lola Artot de Padilla

Vale, los cuadros de tiempos pasados los podían retocar los pintores, cual photoshop actual, no son fiables, (¿quién no tiene en mente la imagen de Sissi?) pero ¿y esas fotos de las mujeres de los años 10 y 20 del siglo XX con esas melenas o melenitas? ¿y en las culturas en las que no hay estos productos prefabricados químicamente, cómo mantienen sus pelos atractivos, sanos y limpios? Los champús actuales se empezaron a usar en los años 30-40. El jabón era un producto de lujo que sólo algunas familias adineradas se podían permitir, y ésas podían lavarse el pelo de vez en cuando con jabón. Con la Segunda Guerra Mundial, se produce una escasez de aceite, y se inventan los detergentes químicos, más baratos de producir. Éstos limpian por corrosión: no hay una atracción de sustancias, sino que se corroe ligeramente (o no tan ligeramente) la superficie a limpiar. De ahí que tengamos que utilizar tras el lavado

Louise Brooks

tantas cremas, leches hidratantes, mascarillas….: nos han quitado nuestra natural capa de aceite, la que genera nuestro organismo a modo de protección e hidratación. Estos detergentes se aplican como base a todo: jabón, champú, gel…, y están presentes en todos los productos comerciales de limpieza personal.

Ya sabéis mi gusto por lo natural y por lo hecho artesanalmente (a ser posible por mí, pues disfruto un montón “pocimenado”, jeje). Es que si te pones a leer una etiqueta de cualquier producto cosmético, te puedes caer para atrás: mil y un ingredientes, y unos cuantos que suenan a veneno puro, si es que eres capaz de pronunciarlos… hay muchos que hacen daño, que son disruptores hormonales, que resecan la piel, que son cancerígenos, que crean alergias e incluso sensibilidades químicas que te pueden hacer la vida insufrible… Eso sí, que hacen un producto con una consistencia estupenda, un color de la leche, un olor apabullante, una espuma abundante, una viscosidad exquisita… ¿pero es realmente necesario todo eso, que washing-hairestá encareciendo el producto, que está dañando el medio ambiente y que nos está haciendo daño y dependientes? Realmente, nos hemos acostumbrado a que cuanta más espuma, mejor limpia, pero no es así, cuanta más espuma de SLS, más irrita. Las alternativas espumantes naturales son el  SLSA – Sodium Lauryl Sulfoacetate, que se obtiene del aceite de coco o de palma, y es de molécula grande, al contrario del SLS, con lo cual, no traspasa la piel.

Y la tegobetaína, o betaína de coco. Ambas, usadas en poca cantidad y con cuidado, pues pueden resecar si nos pasamos.

Todos esos ingredientes mágicos lo que hacen es resecar el pelo y hacer que “necesitemos” otros productos como acondicionadores, cremas y demás productos que van sumando y sumando en nuestras economías y que empeoran el asunto. Se engrasa más, lo lavamos más, lo resecamos más, necesitamos “hidratarlo” más… y volvemos loco a nuestro engranaje corporal, que él solito se ajusta perfectamente (¿a que de pequeñas no os lavábais más que una vez por semana y el pelo estaba tan estupendo?). Si a esto le añadimos los hábitos alimentarios actuales, apaga y vámonos… esas comidas procesadas, llenas también de aditivos, conservantes y sustancias que hacen que por dentro nuestro pelo no se pueda nutrir y lavar peloautogestionar… De nada te sirve quitar lo que le echas por fuera si por dentro no hay sustancia, vamos… que hay que estar bella por dentro si quieres estarlo por fuera también.

Y desengáñate: el “pelo pantene” no existe. Es una quimera. Puro Photoshop…

Pero a lo que voy, que me enrollo con otras cosas… ¿Cómo se puede uno lavar el pelo sin champú? O mejor: ¿cómo puede uno dejar de lavarse el pelo sin parecer (ni ser) un guarro? Porque hay gente que no se lava el pelo y no le pasa nada: ni huele mal, ni está grasiento ni nada de nada… tiene un pelo estupendo y sano. Se lo enjuaga con agua y su cuero cabelludo hace el resto: ajusta la producción de sebo para que no se reseque ni quede grasiento. Así se lo lavaban nuestros antepasados, el que tenía más dinero, usaba agua de rosas. También es verdad que el ambiente en el que vivían no estaba tan contaminado, y el pelo no se ensuciaba tanto…

El cuero cabelludo produce sebo natural, para un perfecto funcionamiento corporal, que hidrata la piel y el pelo. Los animales tampoco se limpian con nada… se lamen y así quitan el sebo acumulado o el polvo que se le agarra en el día a día (no, no os voy a proponer lameros las cabezas unos a otros, jejeje). gatitos-lamiéndose_3932213Yo no he llegado a este nivel, pero pienso probarlo en algún momento.

En el siguiente artículo te comentaré tres alternativas que son las más seguidas y que yo misma he probado y sigo…

Mientras, para que reflexioneis un poco, os dejo unos datos sobre esos malvados ingredientes que pueblan nuestros productos más íntimos, en este caso, el champú.

(Fragmento de un artículo aparecido en la Revista Integral en 2005, escrito por Daniela Baum)
  1. Champúes
Dietanolamina (DEA).Es un detergente cuyo efecto cancerígeno está demostrado, así como el de otras sustancias similares como, como cocamide DEA, lauramide DEA o MEA y trietanolamina (TEA). Tras absorberse por la piel se acumula en los órganos, entre ellos el cerebro. Además, como residuo que contamina las aguas, es una amenaza para la vida animal.
Lauril sulfato de sodio. Es el ingrediente que provoca la tan deseada espuma. Aunque existan rumores de que se trata de una sustancia cancerígena, no es del todo cierto. Sí es verdad que al mezclarse con aminas también presentes en el champú pueden formarse nitrosaminas, y éstas sí resultan cancerígenas. Además puede resecar el pelo, provocar irritación en los ojos y reacciones alérgicas, así como pérdida de cabello.
      • Que haga mucha espuma no significa que limpien mejor. Los champúes que utilizan detergentes tensioactivos vegetales suaves son igualmente eficaces.
      • Los buenos geles de ducha naturales se pueden utilizar también como champúes.
      • No tiene sentido elegir champúes con vitaminas, pues éstas no pueden nutrir el cabello desde fuera. Algunos fabricantes las utilizan para prevenir la oxidación de las aminas.
      • Ingredientes naturales recomendados son aceite de jojoba, oliva y romero.
      • No es necesario lavarse el pelo todos los días, a no ser que se esté en un entorno muy sucio. Basta lavarse en días alternos.
  1. Web de la Red Ecoestética, donde te puedes descargar una guía de productos y la tarjeta de ingredientes con los no recomendados: http://www.ecoestetica.org/
  1. Enlace a una web donde tratan el tema http://www.ewg.org/skindeep/?type=INGREDIENT&id=11409
  2. Un copia y pega de una web que ahora no encuentro, pero que es muy clarito ¿será exagerado?…
Most chemicals used in shampoo have never been tested for safety or adequately assessed for safety by either the federal government or the manufacturers!
      • National Institute of Occupational Safety and Health Study:
      • 884 toxic chemicals in personal care products. 778 cause acute toxic affect
      • 146 of these chemicals can cause tumors
      • 314 can cause developmental abnormalities. (Dangerous for pregnant women)Most Shampoos contain Mineral Oil.  Mineral Oil is a byproduct of gasoline production. It can clog your pores and prevents your skin from eliminating toxins.  It can aggravate and/or cause acne and other skin disorders.
      • Mineral Oil
Alcohol, isopropyl (SD-40)
Alcohol dries your skin, and can irritate your scalp.  It kills just about everything, which gradually reduces your natural immunity to molds, bacteria, and viruses.  It’s derived from petroleum.  Alcohol can facilitate the absorption of other chemicals into your body. Isopropyl alcohol may cause headaches, flushing, dizziness, mental depression, nausea, vomiting, narcosis, anesthesia and coma. A fatal ingested dose is one ounce or less.
Artificial Colors

Color Pigments are made from coal tar, and can contain heavy metal that leave toxins in your scalp and skin. Many of these pigments are carcinogenic.
Plastics
Petroleum plastics, like Propylene glycol and butylene glycol act as wetting agents.  They can weaken cellular structure.  These are industrial-scale solvents.
Sulphates
Sodium lauryl sulfate (SLS) and sodium laureth sulfate (SLES) are detergents and surfactants that may pose serious health threats. They are used in car washes, garage floor cleaners and engine degreasers — and in 90 percent of personal care products that foam. Animals exposed to SLS experienced eye damage, depression, labored breathing, diarrhea, severe skin irritation and even death. Sodium lauryl sulfate has been blamed for many cases of premature hair loss. It takes hair longer to grow when affected by SLS. Exposure to SLS can lead to a burning sensation, coughing, wheezing, laryngitis, headache, nausea, and vomiting, according to the Material Safety Data Sheet (MSDS) of the U.S. government. SLS penetrates your eyes, brain, liver, and remains there long-term. It degenerates cell membranes because it is a mutagen that changes genetic information in your cells and damage your immune system. It can cause blindness (scientific studies have proven that this compound damages protein formation in the eye tissue) and can lead to cataract formation.

0shampoo<a href=”https://www.safecreative.org/userfeed/1604220229891&#8243; target=”f508c2f0-2e47-36f0-a02b-52fa190b392f”>Registrado en Safe Creative</a>

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: